El reto de ser mujer y madre en África

El 95% de las muertes materno infantiles de todo el mundo se aglutinan en 75 países, que a su vez registran los índices más elevados de pobreza, malnutrición y prevalencia de SIDA. La mayoría de estos 75 países se encuentra en la region de África Subsahariana, que es la única donde los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) van más retrasados, registrándose incluso retrocesos, como en el caso de la salud maternal e infantil. Adriana Castro, de Juan Ciudad ONGD, con la que colabora Farmamundi, ha preparado este artículo para dar visibilidad a la incansable y también invisible mujer africana.

mujeres congo3

Los datos oficiales de Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud hablan por si solos: cada día mueren en el mundo alrededor de 800 mujeres debido a complicaciones del embarazo y el parto, y pierden la vida 19.000 niños y niñas menores de 5 años. Las causas de esta elevada mortalidad son evitables en la mayoría de los casos, y no son costosas, pero hace hace falta la implicación de los gobiernos y la comunidad internacional para ponerlas en marcha.

Otros datos significativos apuntan que cada año nacen cerca de 50 millones de niños y niñas sin ningún tipo de atención sanitaria, y tienen lugar 7,3 millones de partos de adolescentes menores de 18 años, de los cuales dos millones son partos de niñas menores de 15 años.

Así alerta el último informe de Naciones Unidas, “Estado de la Población 2013. Maternidad en la niñez. Enfrentar el reto del embarazo en adolescentes”, donde se afirma que  todos los días hay 20.000 niñas menores de 18 años que dan a luz en países en desarrollo, y nueve de cada 10 de estos partos ocurren dentro de un matrimonio o unión de hecho.

Por todo ello, Juan Ciudad ONGD, creada por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en 1991, tiene en marcha una campaña de sensibilización con el lema “Más madres con salud” (www.madresconsalud.org), para recordar que es posible mejorar la situación de la salud maternal e infantil en los países empobrecidos, y Farmamundi a su vez tiene en marcha la campaña “Esenciales para la vida” (www.esencialesparalavida.org) en defensa del acceso a la salud y a los medicamentos esenciales como un derecho fundamental.

El cirujano pediátrico Fernando Rivilla, experto colaborador de la campaña “Más madres con salud”, considera que para entender esta crítica situación hay que apuntar a los determinantes sociales, “relacionados directamente con las condiciones en que la persona nace, crece, vive y trabaja. Y es aquí donde hay que poner el foco para poder invertir la situación a medio y largo plazo”.

Por ello, desde Juan Ciudad ONGD consideramos que la desigualdad debería ser uno de los principales objetivos para reducir la mortalidad materna e infantil, siendo la educación y el acceso a la información una herramienta prioritaria, dado que está sobradamente demostrada su eficacia y rentabilidad. Igualmente hay que seguir trabajando en mejorar el acceso a servicios de atención sociosanitaria, además de integrar el enfoque basado en derechos humanos en las políticas y acciones de cooperación y desarrollo. Sólo así podrán decidir su futuro las personas que sufren las consecuencias de la pobreza, dejando de lado el mero papel de receptores de ayuda que se les ha otorgado hasta ahora.

La mujer africana, incansable e invisible

El PNUD también destaca que a pesar de que el mundo es globalmente más rico que nunca, más de 1.200 millones de personas todavía viven en condiciones de pobreza extrema, y la mayoría se encuentran en África subsahariana, donde se sitúan 37 de los 44 países más pobres del planeta. La pobreza, además, tiene rostro de mujer, ya que el 70% de los pobres del mundo siguen siendo mujeres.

Para entender la persistencia de los índices de pobreza femenina hay que apuntar a mecanismos fuertemente arraigados y no siempre explícitos de discriminación social de la mujer, que dificultan y limitan su acceso a la propiedad, al crédito y al empleo de calidad, anulando los efectos beneficiosos que podrían tener estas capacidades, según concluye el estudio “El papel de la mujer en el desarrollo de África”, coordinado por Inés Alberdi y Maribel Rodríguez, y publicado por CeALCI- Fundación Carolina.

En este estudio hay datos alentadores, como los ejemplos de empoderamiento y liderazgo de la mujer en la esfera política. Muestra de ello dan países como Suráfrica, con un aumento del 45% de su representación parlamentaria femenina, Uganda con un parlamento formado por un 30% de mujeres y Ruanda con un 56% de parlamentarias.

Pero aún así, en la mayoría de los casos la mujer en África vive en el medio rural y trabaja entre 16-18 horas todos los días, durante las cuales se encarga de las tareas domesticas como buscar leña y agua, además de preparar la comida, atender el huerto familiar y dedicar un tiempo extra a la venta informal en mercados, carreteras y estaciones de autobuses.

Esta mujer, que no ha podido terminar el ciclo de educación primaria, ya que tuvo que abandonar pronto la escuela para cuidar a algunos familiars mayores o enfermos, quizá ha tenido que casarse con un marido que le fue impuesto siendo aún niña o adolescente.

Si esta mujer es muy emprendedora, habrá intentado pedir un crédito para poner en marcha algún pequeño negocio que mejore la economía familiar, pero lo habitual es que no haya podido conseguirlo. (Las mujeres en África perciben menos del 10% del crédito total desembolsado).

Además, esta mujer habrá tenido muchas probabilidades de sufrir algún episodio de violencia de género o violación. Una probabilidad que se dispara si vive en un país con un conflicto armado, lo que a su vez la habrá empujado a huir de su aldea junto a sus hijos y familiares, buscando refugio en un país vecino. (En Tanzania el 50% de las mujeres que viven en zonas rurales ha declarado ser víctima de violencia y esta proporción se eleva al 71% en el caso de Etiopía).

Esta mujer también ha sido madre en varias ocasiones. En la primera no contó con ningún tipo de atención sanitaria, y debido a su juventud sufrió complicaciones durante el embarazo y perdió a su primer hijo. El segundo embarazo tampoco contó con ayuda especializada, pero el bebé sobrevivió, aunque no pudo alimentarlo adecuadamente durante su infancia y sufrió retraso del crecimiento.

En su tercer embarazo, y gracias a unas campañas de sensibilización sobre salud maternal infantil que puso en marcha el gobierno de su país, supo que habían abierto un centro de salud en una aldea vecina, y como la cosecha fue buena ese año, tuvo los medios suficientes para poder realizarse los controles oportunos y ser atendida en el parto. Sufrió una hemorragia, pero esta vez sí recibió atención sanitaria y pudieron salvarse ella y su bebé.

La mujer africana no tiene una vida fácil, y juega un papel fundamental en el desarrollo, al igual que en el resto del mundo. Un papel que aún no está suficientemente valorado ni reconocido, en parte por las consecuencias de las tensiones producidas entre las leyes tradicionales y la legislación formal que reconoce sus derechos.

Adriana Castro, periodista y responsable de Comunicación de la ONGD Juan Ciudad.

Más información en el blog: www.madresconsalud.org

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La feminización de la pobreza limita el acceso a la salud de las mujeres, ¿hasta cúando?

El acceso a medicamentos esenciales sigue siendo una asignatura pendiente para más de la tercera parte de la población mundial, una cifra que se traduce en más de 15 millones de personas que mueren cada año de enfermedades infecciosas para las que existe tratamiento.

Si atendemos al caso de las mujeres, la probabilidad de morir antes de cumplir cinco años es mayor para las niñas que para los niños varones en las regiones del Asia meridional y de Asia oriental y el Pacífico.

Las causas de mortalidad de niños de corta edad (enfermedad, malnutrición) no sólo dependen de los niveles de salud y educación de la madre, sino que además, si las niñas no sobreviven con tasas equivalentes o superiores a las de los niños varones, esto puede ser un indicio de discriminación por motivos de género. Ser mujer, indígena, sin recursos económicos y vivir en un país que atraviesa una situación de guerra o posguerra es sinónimo a día de hoy, de un acceso a la salud limitado o nulo.

Nos encontramos ante un fenómeno conocido como la feminización de la pobreza. El 70% de los 1.500 millones de personas que viven con un dólar o menos al día son niñas y mujeres, una brecha de género que se sustenta en diferentes desigualdades como que el 70% de los adultos analfabetos y el 80% de las personas desnutridas sean mujeres o que sólo un 10% de éstas tengan dinero en propiedad, frente al 90% correspondiente a los hombres.

Aunque parezca mentira, los patrones de socialización, los roles familiares, las obligaciones, las expectativas laborales y los tipos de ocupación son los factores que determinan a día de hoy si una mujer puede o no recibir asistencia médica básica en cualquier momento de su vida. Esta subordinación social de la mujer respecto al hombre, en materia de salud, es patente en muchas de las enfermedades que con mayor frecuencia sufren las mujeres y que son consecuencia directa de dichos factores: problemas asociados al embarazo, el parto y el posparto; enfermedades de transmisión sexual; la malnutrición; las consecuencias de la violencia o las afecciones respiratorias.

Para mejorar la perspectiva de género en el acceso a la salud es necesario que se dé un empoderamiento de las mujeres, es decir, que éstas se transformen en agentes activos de sus vidas personales y colectivas incrementando su autoestima, su autonomía, el acceso a recursos y su participación política y social, al mismo tiempo que dicha autonomía sea reconocida. Las mujeres ocupan una menor proporción de trabajos remunerados. Casi dos tercios de las mujeres empleadas en los países en desarrollo están en trabajos vulnerables por cuenta propia o en un negocio familiar. En África al sur del Sahara y en el Asia meridional, 8 de cada 10 mujeres trabajadoras tienen empleo vulnerable.

La ausencia de consideraciones de género en el desarrollo de políticas tiene repercusiones adversas, no sólo sobre la relevancia de tales políticas para el logro de la equidad y la igualdad, sino también sobre la efectividad, la eficiencia y la sostenibilidad de las intervenciones. Por este motivo, Farmamundi incorpora el enfoque de género en todas sus acciones, de manera que el proceso de transversalización trascienda las voluntades individuales.

La campaña ‘Esenciales para la vida’ que se ejecuta actualmente en Andalucía atiende especialmente la variable de género que afecta al acceso de los medicamentos esenciales. Todas las variables de esta campaña centrarán los Seminarios que se celebran en las Facultades de Córdoba, Sevilla, Granada y Jaén entre marzo y abril de 2014. Puedes verlo e inscribirte en:

http://www.esencialesparalavida.org/agenda/

Publicado en Acceso a medicamentos, Acceso socio cultural, Derechos Humanos, Genero y salud, Países empobrecidos | Deja un comentario

Medicamentos, también para los indios

fotograma doc India 1El pasado 23 de enero trascendieron a los medios de comunicación la reacción del consejero delegado de Bayer, Marijn Dekkers, en el ámbito de una reunión con las autoridades indias, con el trasfondo de la patente de su fármaco de última generación  Nexavar,  indicado para el tratamiento de cánceres de hígado y riñón.

“No creamos este medicamento para los indios, sino para los occidentales que pueden pagarlo”, declaró. La reacción de este alto ejecutivo de una de las grandes multinacionales farmacéuticas fue absolutamente inadmisible ya que, al menos en su discurso, en la compañía trabajan para el desarrollo de productos que mejoren la salud de las personas. Si bien es cierto que luego pidió disculpas, esto evidencia un problema que denunciamos desde hace años.

De sobra es conocida la enorme diferencia existente entre la inversión de las grandes compañías farmacéuticas en I+D+i, y en marketing y publicidad; donde, en la mayoría de los casos, la segunda duplica a la primera. La prioridad en ciertas compañías acaba por no ser la investigación sino la comercialización de sus productos, a cualquier precio –el marcado por ellos mismos- y durante 20 años. Lo que conocemos como patentes.

Farmamundi, como ONG internacional que defiende el derecho universal a la salud, critica las escandalosas declaraciones del consejero delegado de Bayer, Marijn Dekkers. Este patinazo de un alto directivo confirma las verdaderas intenciones de la industria farmacéutica multinacional, más volcados en incrementar sus ganancias que en favorecer la salud de las personas más vulnerables.

Farmamundi denuncia estas declaraciones y defiende el acceso universal, con medicamentos a precios accesibles y de calidad desde su creación, hace más de 20 años, como demuestra la campaña Esenciales para la vida, que desde hace años recorre España con multitud de actividades, exposiciones, conferencias, representaciones teatrales…

La ONG farmacéutica también denuncia la falta de acceso universal a los medicamentos desde el nuevo documental de Farmamundi: “India, la farmacia del mundo“, que aborda el litigio que durante los últimos 7 años ha mantenido otra compañía farmacéutica, Novartis, en los tribunales de la India, tras serle denegada en el país la patente de una nueva forma de su fármaco anticancerígeno Glivec ®, recetado para tratar un tipo mortal de leucemia. Finalmente, la justicia dio la razón a los fabricantes indios de genéricos, en pro del acceso a la salud.

¿Y vosotros, qué opináis al respecto?

Manolo Díaz
Técnico de Educación para el desarrollo en Farmamundi Extremadura

Publicado en Acceso a medicamentos, Acceso geografico, Derechos Humanos, Investigación y desarrollo, Medicamentos esenciales, Patentes, Precio, Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

Es necesario que el paciente reciba tratamiento para el SIDA cuando su sistema inmune aún está fuerte

Farmamundi valora las nuevas recomendaciones de la OMS para el tratamiento del VIH que suponen un avance en la lucha contra la pandemia

SIDA FOTOEste año la Organización Mundial de la Salud ha dado a conocer las nuevas directrices para combatir el SIDA. La recomendación más significativa aboga por el inicio del tratamiento en una fase más temprana de la enfermedad que podría evitar 12 millones de muertes y 19 millones de nuevas infecciones hasta el año 2025. Además, Farmamundi insta a los organismos internacionales y Gobiernos a que no se baje la guardia respecto a esta enfermedad, puesto que la disminución en la calidad asistencial, seguimiento y  sobre todo prevención, haría peligrar el control de la enfermedad.

El VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana)  es un retrovirus que afecta a las células del sistema inmune provocando su deterioro progresivo. El sistema inmunitario afectado deja de cumplir su función de lucha contra las infecciones que causan enfermedades y la persona al que quedar sin protección puede desarrollar infecciones oportunistas que podrán causar su muerte. Es por esto una de las enfermedades más letales que existen hoy día afectando a todas las clases sociales y zonas geográficas. Aunque es más frecuente en los países en vías de desarrollo. Se estima que el 70% de los infectados de VIH están en África Subsahariana.

El virus se transmite por vía sexual o sanguínea. Una vez en nuestro organismo, se encuentra de forma latente (puede estar así de por vida) o activa. Si está en la forma activa afectará a un grupo de células denominadas linfocitos.  El valor de un individuo sano varía entre 600 y 1500 linfocitos/ml en sangre. En individuos infectados que desarrollen la enfermedad este valor irá disminuyendo. Se considera que  el paciente ha desarrollado el Síndrome de la Inmunodeficiencia Humana (SIDA) si presenta un valor inferior a 200 linfocitos/ml. Precisamente sobre estos valores y su tratamiento versa una de las recomendaciones más importantes de la OMS.  Si antes se sugería iniciar tratamiento cuando los linfocitos estuvieran por los 350/ml, actualmente se insta a ofrecer medicación cuando se esté por debajo de 500/ml. Así, el sistema inmunológico está mucho más fuerte que antes y es más fácil controlar el virus.

Hoy en día existen alrededor de 30 medicamentos empleados para tratar la infección. Comúnmente se denominan “antirretrovirales”. Como pauta general se combinan tres medicamentos para el tratamiento, aunque puede variar dependiendo de la edad y/o condición del paciente. Desde 2002 la OMS incluyó 12  antirretrovirales en la lista de medicamentos esenciales para poder así mejorar la accesibilidad al tratamiento. Actualmente, casi 10 millones de personas tienen acceso los medicamentos; una cifra esperanzadora pero aún queda mucho por hacer si tenemos en cuenta que alrededor de 34 millones de personas son portadoras del virus.

Uno de los problemas a los que nos enfrentamos en el acceso a los medicamentos antirretrovirales está en las actuales reglas comerciales, que protegen mediante patente durante 20 años a los nuevos medicamentos para que el inventor pueda así recuperar la inversión. En muchos casos las políticas de patentes impiden que se desarrollen  medicamentos antirretrovirales genéricos asequibles y poder así tener tratamientos para gran parte de la población que los necesita.

Aunque las normativas de la OMS no son de obligado cumplimiento y pretendan avanzar en la lucha contra la enfermedad, existen también organismos reconocidos, tanto del ámbito social como científico, que discrepan del enfoque de la OMS. Una de las principales críticas es que no se profundiza en los desafíos individuales de la adherencia al tratamiento por periodos más largos, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo, en los que el cumplimiento terapéutico es muy complejo. Además, las directrices no señalan los desafíos que tienen las personas de acceder a las pruebas de VIH y a los servicios de salud en los países en vías de desarrollo. Otro aspecto a destacar es que las recomendaciones no hacen mención a la importancia de revisar los diferentes mecanismos de compra de los países, ya que existe una inmensa diferencia de precios  entre unos y otros. Este último punto, es en muchos casos un factor limitante para el acceso al tratamiento.

En Farmamundi nos preocupa que la situación de crisis económica global haga que los países del Norte tomen decisiones equivocadas y se baje la guardia respecto a esta enfermedad. La disminución en la calidad asistencial,  seguimiento y  sobre todo prevención, haría peligrar el control de la enfermedad.  Un ejemplo es el Real Decreto 16/2012, que  impide que personas migrantes en situación irregular en España y con VIH sigan recibiendo los medicamentos que necesitan. Además, denunciamos que el Gobierno Español continúe sin aportar dinero al Fondo Mundial de lucha contra el Sida, la tuberculosis y la malaria.

Guillermo López
Farmacéutico y Técnico del
Área Logística Humanitaria de Farmamundi
alh@farmamundi.org
www.farmamundi.org

Publicado en Acceso a medicamentos, África, Derechos Humanos, Enfermedades Olvidadas, Investigación y desarrollo, Medicamentos esenciales, Países en vías de desarrollo, Patentes, Vacunas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

La Lista Modelo de Medicamentos Esenciales se centra en las enfermedades olvidadas y en los niños

8who-logoFARMAMUNDI EXTREMADURA.- La definición de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), da cuenta del alcance de los mismos; son los medicamentos que cubren las necesidades de salud prioritarias de una población y se seleccionan atendiendo a la epidemiología de las enfermedades, a la seguridad de los tratamientos y a su eficacia relacionada con el coste económico.

Se supone que un Medicamento Esencial debe estar disponible en todo momento, en cantidad suficiente, en las formas farmacéuticas apropiadas, con una calidad garantizada, y a un precio asequible para las personas y para la comunidad.

En 1977, la OMS elaboró y publicó la primera Lista Modelo de Medicamentos Esenciales (LMME) que somete a revisión cada dos años incorporando o excluyendo medicamentos atendiendo a las premisas señaladas. Algunos países elaboran su propia Lista atendiendo a sus especiales características sanitarias.

La de 2013 es la 18ª revisión de la lista
Una de las demandas provenientes de la sociedad civil ha sido solventar la ausencia de presentaciones pediátricas en la Lista, sobre todo desde la aparición del VIH/sida; ello llevó a elaborar la Lista Modelo de Medicamentos Pediátricos Esenciales de la que se ha presentado la 4ª revisión.

Precisamente, las principales novedades de estas nuevas revisiones de la Lista es la incorporación de nuevos tratamientos pediátricos para tres de las enfermedades tropicales más devastadoras; la malaria, la enfermedad del sueño y la enfermedad de Chagas:

  • Una nueva combinación de dosis fija (modelo de tratamiento que ha demostrado sobradamente su eficacia) para el tratamiento de la malaria en niños y adultos.
  • Una terapia combinada para el tratamiento de la enfermedad del sueño en etapa tardía (tripanosomiasis africana) en niños. Desarrollada por Médicos Sin Fronteras, Epicentro y el Instituto Suizo de Salud Pública y Tropical, se trata de la primera alternativa terapéutica novedosa en los últimos 25 años.
  • Una versión pediátrica del tratamiento de la enfermedad de Chagas, de fácil administración en niños pequeños.

Todos somos conscientes, y en Farmamundi es el núcleo central de nuestra razón de ser y de actuar, que esas idílicas definición y características de los Medicamentos Esenciales están lejos de ser una realidad para buena parte de la población mundial (1/3 de la población mundial carece de acceso seguro a los medicamentos que necesita) y que las enfermedades se ceban en los más débiles (la malaria es una de las principales causas de muerte para los niños menores de 5 años en las zonas donde esta enfermedad es común).

Sólo podemos congratularnos de esta buena noticia que reconoce la necesidad de atender de forma prioritaria las enfermedades más graves y a las víctimas más débiles. Ojalá todo ello se traduzca en acceso real a los tratamientos y control real de estas enfermedades.

En la actualidad, Farmamundi está trabajando en varios lugares del mundo para mejorar el acceso a medicamentos de las poblaciones más desfavorecidas y vulnerables, a través de proyectos de cooperación, la acciones humanitarias y de emergencia y el suministro de medicamentos a otras entidades.

Todavía hay mucho trabajo que hacer, pero pasos como éste son un buen camino…

Mas información:

 

Publicado en Acceso a medicamentos, Calidad, Enfermedades Olvidadas | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario