¿Qué problemas plantea el Acuerdo de Asociación Transpacífico?

Sin título2Hace unos meses conocíamos que se estaban llevando a cabo nuevas negociaciones  del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP)  en Singapur, donde las grandes agencias humanitarias, como MSF, incidían en que las graves disposiciones sobre la propiedad intelectual e industrial, debían ser rechazadas, ya que impedirán el acceso a medicamentos asequibles para al menos 500 millones de personas.

El TPP obligará a todos los países firmantes, a hacer cambios en sus leyes para facilitar la extensión  de los monopolios de patentes sobre medicamentos más allá de 20 años; impidiendo que se creen versiones asequibles de los medicamentos y que más población pueda acceder a estos medicamentos.

Acuerdos como estos se suceden continuamente, consiguiendo que las multinacionales farmacéuticas ganen poder para lucrarse y cada vez más personas sean incapaces de acceder a medicamentos, debido a políticas que impiden la creación de genéricos de menor precio.

Es importante que toda la población sea consciente de este hecho y de estos acuerdos que se están firmando, y presionar para que los gobiernos de los países establezcan leyes que impidan que las grandes empresas farmacéuticas puedan tener patentes tan duraderas que obstaculice la creación de genéricos; ya que de esta manera los que pierden son los que menos lo merecen.

Por Alba Mogollón Toribio

(Alumna del seminario semipresencial “Salud y Acceso a Medicamentos Esenciales. Un enfoque global” de Farmamundi Extremadura)

Publicado en Acceso a medicamentos, Investigación y desarrollo, Medicamentos esenciales, Patentes | Deja un comentario

Ébola: ¿Qué está pasando? ¿Qué nos está pasando? ¿Qué se nos está pasando?

Está pasando
La comparecencia de este 2 de septiembre de 2014, del coordinador de Naciones Unidas para esta enfermedad, flanqueado por el secretario general adjunto de esta institución y por la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto en evidencia la flagrante dejadez de la comunidad internacional para atajar este problema que afecta a una de las regiones más pobres del planeta.

Hospital St. Joseph Monrovia, Liberia.

Hospital St. Joseph Monrovia, Liberia.

Vaticinan, si no se reacciona de forma firme y rápida, una expansión de la, ya, epidemia (hace tiempo que dejó de ser un brote), tanto en número de casos como en países afectados y reconocen, por parte del máximo organismo sanitario internacional, la OMS, que se subestimó la magnitud del brote y que, por ello, se tardó en actuar.

En los últimos días hemos visto en los medios como un enfermo escapaba de un hospital de Monrovia (Liberia) para buscar comida, lo que da cuenta de la debilidad de los sistemas sanitarios de la zona afectada que difícilmente pueden atender las necesidades, no sólo sanitarias, sino básicas de sus ciudadanos.

Nos está pasando
Desde que el 22 de marzo se notificara oficialmente la aparición del brote en Guinea Conakry, éste ha afectado ya a otros tres países: Liberia, Sierra Leona y Nigeria y, a 20 de agosto -según la OMS- se habían contagiado ya 2.473 personas de las que 1.350 habrían muerto (aunque la cifra actual  de enfermos ya supera los 5.000).

Es necesario considerar que no se cuenta, en la actualidad, con tratamiento efectivo para la enfermedad, más allá de los experimentales, ni con vacuna para prevenirla. La única vía de solución pasa por un diagnóstico rápido de la enfermedad, el aislamiento de los pacientes, el tratamiento paliativo de los síntomas de la enfermedad y la protección de las personas que les atienden así como del personal que pueda entrar en contacto con ellos o con los cadáveres de las víctimas.

La urgencia es la provisión de métodos de diagnóstico, de medidas de aislamiento y protección, de medicamentos y de medios para garantizar los suministros básicos (agua, saneamiento, alimentación) a las personas y a las zonas afectadas.

Desde marzo, se han cerrado fronteras y rutas comerciales, y los precios de los materiales y medios de transporte para el envío de los mismos se han limitado y encarecido enormemente; dificultando la acción de organizaciones y agencias dispuestas y preparadas para responder a la crisis: envíos frustrados o retrasados que de repente son más costosos y materiales también cada vez más caros. Todo ello en un escenario de recursos, económicos y de capacidad de respuesta ante la magnitud de la situación,  muy limitados.

Se nos está pasando
Ha pasado el 19 de agosto, Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, en medio de esta crisis y sin la respuesta humanitaria necesaria a nivel mundial.

Pasemos por alto -podemos mirar hacia otro lado- la actuación y actitud de la comunidad internacional, a pesar de las muertes que se hubieran podido evitar por cada día de retraso en la respuesta y para las que ya no hay remedio.

No pasemos -debemos mirar de frente- de actuar y de exigir que se actúe de forma inmediata y contundente a esta crisis de alcance imprevisible.

Apoyemos a las organizaciones que como Farmamundi están actuando y exijamos una respuesta contundente de la comunidad internacional.

Manolo Díaz
Farmacéutico y responsable de Educación en Farmamundi Extremadura
extremadura@farmamundi.org
www.farmamundi.org

Publicado en Acceso a medicamentos, África, Enfermedades Olvidadas, Investigación y desarrollo, Países empobrecidos, Políticas públicas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El reto de ser mujer y madre en África

El 95% de las muertes materno infantiles de todo el mundo se aglutinan en 75 países, que a su vez registran los índices más elevados de pobreza, malnutrición y prevalencia de SIDA. La mayoría de estos 75 países se encuentra en la region de África Subsahariana, que es la única donde los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) van más retrasados, registrándose incluso retrocesos, como en el caso de la salud maternal e infantil. Adriana Castro, de Juan Ciudad ONGD, con la que colabora Farmamundi, ha preparado este artículo para dar visibilidad a la incansable y también invisible mujer africana.

mujeres congo3

Los datos oficiales de Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud hablan por si solos: cada día mueren en el mundo alrededor de 800 mujeres debido a complicaciones del embarazo y el parto, y pierden la vida 19.000 niños y niñas menores de 5 años. Las causas de esta elevada mortalidad son evitables en la mayoría de los casos, y no son costosas, pero hace hace falta la implicación de los gobiernos y la comunidad internacional para ponerlas en marcha.

Otros datos significativos apuntan que cada año nacen cerca de 50 millones de niños y niñas sin ningún tipo de atención sanitaria, y tienen lugar 7,3 millones de partos de adolescentes menores de 18 años, de los cuales dos millones son partos de niñas menores de 15 años.

Así alerta el último informe de Naciones Unidas, “Estado de la Población 2013. Maternidad en la niñez. Enfrentar el reto del embarazo en adolescentes”, donde se afirma que  todos los días hay 20.000 niñas menores de 18 años que dan a luz en países en desarrollo, y nueve de cada 10 de estos partos ocurren dentro de un matrimonio o unión de hecho.

Por todo ello, Juan Ciudad ONGD, creada por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en 1991, tiene en marcha una campaña de sensibilización con el lema “Más madres con salud” (www.madresconsalud.org), para recordar que es posible mejorar la situación de la salud maternal e infantil en los países empobrecidos, y Farmamundi a su vez tiene en marcha la campaña “Esenciales para la vida” (www.esencialesparalavida.org) en defensa del acceso a la salud y a los medicamentos esenciales como un derecho fundamental.

El cirujano pediátrico Fernando Rivilla, experto colaborador de la campaña “Más madres con salud”, considera que para entender esta crítica situación hay que apuntar a los determinantes sociales, “relacionados directamente con las condiciones en que la persona nace, crece, vive y trabaja. Y es aquí donde hay que poner el foco para poder invertir la situación a medio y largo plazo”.

Por ello, desde Juan Ciudad ONGD consideramos que la desigualdad debería ser uno de los principales objetivos para reducir la mortalidad materna e infantil, siendo la educación y el acceso a la información una herramienta prioritaria, dado que está sobradamente demostrada su eficacia y rentabilidad. Igualmente hay que seguir trabajando en mejorar el acceso a servicios de atención sociosanitaria, además de integrar el enfoque basado en derechos humanos en las políticas y acciones de cooperación y desarrollo. Sólo así podrán decidir su futuro las personas que sufren las consecuencias de la pobreza, dejando de lado el mero papel de receptores de ayuda que se les ha otorgado hasta ahora.

La mujer africana, incansable e invisible

El PNUD también destaca que a pesar de que el mundo es globalmente más rico que nunca, más de 1.200 millones de personas todavía viven en condiciones de pobreza extrema, y la mayoría se encuentran en África subsahariana, donde se sitúan 37 de los 44 países más pobres del planeta. La pobreza, además, tiene rostro de mujer, ya que el 70% de los pobres del mundo siguen siendo mujeres.

Para entender la persistencia de los índices de pobreza femenina hay que apuntar a mecanismos fuertemente arraigados y no siempre explícitos de discriminación social de la mujer, que dificultan y limitan su acceso a la propiedad, al crédito y al empleo de calidad, anulando los efectos beneficiosos que podrían tener estas capacidades, según concluye el estudio “El papel de la mujer en el desarrollo de África”, coordinado por Inés Alberdi y Maribel Rodríguez, y publicado por CeALCI- Fundación Carolina.

En este estudio hay datos alentadores, como los ejemplos de empoderamiento y liderazgo de la mujer en la esfera política. Muestra de ello dan países como Suráfrica, con un aumento del 45% de su representación parlamentaria femenina, Uganda con un parlamento formado por un 30% de mujeres y Ruanda con un 56% de parlamentarias.

Pero aún así, en la mayoría de los casos la mujer en África vive en el medio rural y trabaja entre 16-18 horas todos los días, durante las cuales se encarga de las tareas domesticas como buscar leña y agua, además de preparar la comida, atender el huerto familiar y dedicar un tiempo extra a la venta informal en mercados, carreteras y estaciones de autobuses.

Esta mujer, que no ha podido terminar el ciclo de educación primaria, ya que tuvo que abandonar pronto la escuela para cuidar a algunos familiars mayores o enfermos, quizá ha tenido que casarse con un marido que le fue impuesto siendo aún niña o adolescente.

Si esta mujer es muy emprendedora, habrá intentado pedir un crédito para poner en marcha algún pequeño negocio que mejore la economía familiar, pero lo habitual es que no haya podido conseguirlo. (Las mujeres en África perciben menos del 10% del crédito total desembolsado).

Además, esta mujer habrá tenido muchas probabilidades de sufrir algún episodio de violencia de género o violación. Una probabilidad que se dispara si vive en un país con un conflicto armado, lo que a su vez la habrá empujado a huir de su aldea junto a sus hijos y familiares, buscando refugio en un país vecino. (En Tanzania el 50% de las mujeres que viven en zonas rurales ha declarado ser víctima de violencia y esta proporción se eleva al 71% en el caso de Etiopía).

Esta mujer también ha sido madre en varias ocasiones. En la primera no contó con ningún tipo de atención sanitaria, y debido a su juventud sufrió complicaciones durante el embarazo y perdió a su primer hijo. El segundo embarazo tampoco contó con ayuda especializada, pero el bebé sobrevivió, aunque no pudo alimentarlo adecuadamente durante su infancia y sufrió retraso del crecimiento.

En su tercer embarazo, y gracias a unas campañas de sensibilización sobre salud maternal infantil que puso en marcha el gobierno de su país, supo que habían abierto un centro de salud en una aldea vecina, y como la cosecha fue buena ese año, tuvo los medios suficientes para poder realizarse los controles oportunos y ser atendida en el parto. Sufrió una hemorragia, pero esta vez sí recibió atención sanitaria y pudieron salvarse ella y su bebé.

La mujer africana no tiene una vida fácil, y juega un papel fundamental en el desarrollo, al igual que en el resto del mundo. Un papel que aún no está suficientemente valorado ni reconocido, en parte por las consecuencias de las tensiones producidas entre las leyes tradicionales y la legislación formal que reconoce sus derechos.

Adriana Castro, periodista y responsable de Comunicación de la ONGD Juan Ciudad.

Más información en el blog: www.madresconsalud.org

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La feminización de la pobreza limita el acceso a la salud de las mujeres, ¿hasta cúando?

El acceso a medicamentos esenciales sigue siendo una asignatura pendiente para más de la tercera parte de la población mundial, una cifra que se traduce en más de 15 millones de personas que mueren cada año de enfermedades infecciosas para las que existe tratamiento.

Si atendemos al caso de las mujeres, la probabilidad de morir antes de cumplir cinco años es mayor para las niñas que para los niños varones en las regiones del Asia meridional y de Asia oriental y el Pacífico.

Las causas de mortalidad de niños de corta edad (enfermedad, malnutrición) no sólo dependen de los niveles de salud y educación de la madre, sino que además, si las niñas no sobreviven con tasas equivalentes o superiores a las de los niños varones, esto puede ser un indicio de discriminación por motivos de género. Ser mujer, indígena, sin recursos económicos y vivir en un país que atraviesa una situación de guerra o posguerra es sinónimo a día de hoy, de un acceso a la salud limitado o nulo.

Nos encontramos ante un fenómeno conocido como la feminización de la pobreza. El 70% de los 1.500 millones de personas que viven con un dólar o menos al día son niñas y mujeres, una brecha de género que se sustenta en diferentes desigualdades como que el 70% de los adultos analfabetos y el 80% de las personas desnutridas sean mujeres o que sólo un 10% de éstas tengan dinero en propiedad, frente al 90% correspondiente a los hombres.

Aunque parezca mentira, los patrones de socialización, los roles familiares, las obligaciones, las expectativas laborales y los tipos de ocupación son los factores que determinan a día de hoy si una mujer puede o no recibir asistencia médica básica en cualquier momento de su vida. Esta subordinación social de la mujer respecto al hombre, en materia de salud, es patente en muchas de las enfermedades que con mayor frecuencia sufren las mujeres y que son consecuencia directa de dichos factores: problemas asociados al embarazo, el parto y el posparto; enfermedades de transmisión sexual; la malnutrición; las consecuencias de la violencia o las afecciones respiratorias.

Para mejorar la perspectiva de género en el acceso a la salud es necesario que se dé un empoderamiento de las mujeres, es decir, que éstas se transformen en agentes activos de sus vidas personales y colectivas incrementando su autoestima, su autonomía, el acceso a recursos y su participación política y social, al mismo tiempo que dicha autonomía sea reconocida. Las mujeres ocupan una menor proporción de trabajos remunerados. Casi dos tercios de las mujeres empleadas en los países en desarrollo están en trabajos vulnerables por cuenta propia o en un negocio familiar. En África al sur del Sahara y en el Asia meridional, 8 de cada 10 mujeres trabajadoras tienen empleo vulnerable.

La ausencia de consideraciones de género en el desarrollo de políticas tiene repercusiones adversas, no sólo sobre la relevancia de tales políticas para el logro de la equidad y la igualdad, sino también sobre la efectividad, la eficiencia y la sostenibilidad de las intervenciones. Por este motivo, Farmamundi incorpora el enfoque de género en todas sus acciones, de manera que el proceso de transversalización trascienda las voluntades individuales.

La campaña ‘Esenciales para la vida’ que se ejecuta actualmente en Andalucía atiende especialmente la variable de género que afecta al acceso de los medicamentos esenciales. Todas las variables de esta campaña centrarán los Seminarios que se celebran en las Facultades de Córdoba, Sevilla, Granada y Jaén entre marzo y abril de 2014. Puedes verlo e inscribirte en:

http://www.esencialesparalavida.org/agenda/

Publicado en Acceso a medicamentos, Acceso socio cultural, Derechos Humanos, Genero y salud, Países empobrecidos | Deja un comentario

Medicamentos, también para los indios

fotograma doc India 1El pasado 23 de enero trascendieron a los medios de comunicación la reacción del consejero delegado de Bayer, Marijn Dekkers, en el ámbito de una reunión con las autoridades indias, con el trasfondo de la patente de su fármaco de última generación  Nexavar,  indicado para el tratamiento de cánceres de hígado y riñón.

“No creamos este medicamento para los indios, sino para los occidentales que pueden pagarlo”, declaró. La reacción de este alto ejecutivo de una de las grandes multinacionales farmacéuticas fue absolutamente inadmisible ya que, al menos en su discurso, en la compañía trabajan para el desarrollo de productos que mejoren la salud de las personas. Si bien es cierto que luego pidió disculpas, esto evidencia un problema que denunciamos desde hace años.

De sobra es conocida la enorme diferencia existente entre la inversión de las grandes compañías farmacéuticas en I+D+i, y en marketing y publicidad; donde, en la mayoría de los casos, la segunda duplica a la primera. La prioridad en ciertas compañías acaba por no ser la investigación sino la comercialización de sus productos, a cualquier precio –el marcado por ellos mismos- y durante 20 años. Lo que conocemos como patentes.

Farmamundi, como ONG internacional que defiende el derecho universal a la salud, critica las escandalosas declaraciones del consejero delegado de Bayer, Marijn Dekkers. Este patinazo de un alto directivo confirma las verdaderas intenciones de la industria farmacéutica multinacional, más volcados en incrementar sus ganancias que en favorecer la salud de las personas más vulnerables.

Farmamundi denuncia estas declaraciones y defiende el acceso universal, con medicamentos a precios accesibles y de calidad desde su creación, hace más de 20 años, como demuestra la campaña Esenciales para la vida, que desde hace años recorre España con multitud de actividades, exposiciones, conferencias, representaciones teatrales…

La ONG farmacéutica también denuncia la falta de acceso universal a los medicamentos desde el nuevo documental de Farmamundi: “India, la farmacia del mundo“, que aborda el litigio que durante los últimos 7 años ha mantenido otra compañía farmacéutica, Novartis, en los tribunales de la India, tras serle denegada en el país la patente de una nueva forma de su fármaco anticancerígeno Glivec ®, recetado para tratar un tipo mortal de leucemia. Finalmente, la justicia dio la razón a los fabricantes indios de genéricos, en pro del acceso a la salud.

¿Y vosotros, qué opináis al respecto?

Manolo Díaz
Técnico de Educación para el desarrollo en Farmamundi Extremadura

Publicado en Acceso a medicamentos, Acceso geografico, Derechos Humanos, Investigación y desarrollo, Medicamentos esenciales, Patentes, Precio, Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario